La memoria y su lugar en la historia.

Gracias a la memoria podemos dar lugar a nuestra historia personal. La identidad cultural también se fundamenta en el relato que construimos socialmente sobre la historia. Conceptos tan importantes como el de memoria histórica constituyen significantes que implican una lectura política y antropológica, pero también objetiva y por supuesto ética.

De la historia social a la historia individual

Pero además de la historia social, el lugar de la memoria en el sujeto es de enorme importancia. Aunque muchas veces no nos demos cuenta, pasamos gran parte del día recordando; las actividades que toca hacer ese día, fragmentos de una conversación importante que hemos tenido, el perfume o la voz de una persona especial, o una situación que hemos vivido de forma incómoda. Inclusive afloran a la memoria pensamientos involuntarios y su lugar en la historia se resignifica. De hecho muchas veces queremos dejar de pensar en algo doloroso y por más que hagamos el esfuerzo por arrancarlo de la memoria, ese pensamiento retorna a su lugar y la historia inconscientemente vuelve a hacer girar sus engranajes internos. 

Durante el día solemos distraernos con los quehaceres cotidianos e incluso podemos centrar la atención en otra historia, por ejemplo mirar una película o leer un libro. Pero al ir a dormir recreamos en los sueños escenas que expresan metonímica o metafóricamente, significantes que han estado (muchas veces durante varios años) conservados en algún rincón de la memoria. El inconsciente posee la astucia suficiente como para enmascarar esos retazos de recuerdos con huellas diurnas, pequeños pedazos de historia que hemos vivido, pensado o recordado justo antes de ir a dormir. La historia se reescribe en la cada uno constantemente. Nos movemos de un lugar a otro sin apenas percibirlo.

El tratamiento de la memoria en la escucha activa

Con el paso de los años la memoria suele resquebrajarse y con ella su lugar en la historia se vuelve difusa. Por este motivo, además de ejercitar el razonamiento y el lenguaje, un tratamiento como el que propone el psicoanálisis, suele ser especialmente adecuado.

Si tienes dudas sobre los mecanismos de la memoria individual, puedes leer este artículo donde hablo de algunas situaciones propicias para comenzar un análisis personal.